La trazabilidad llegó para quedarse en el mundo del comercio internacional y quienes no se adapten a sus exigencias, perderán una gran oportunidad para ingresar a más y mejores mercados.

viernes, octubre 13, 2006

La Integración De La Cadena De Distribución, Una Exigencia De Los Mercados

Diario Estrategia
06/06/2006

Para el sector exportador no es ninguna novedad que cada mercado tiene sus propias exigencias y que éstas están sujetas a permanentes cambios, los que normalmente aumentan más que disminuir. Uno de los sectores más dinámicos de nuestra economía es el sector exportador de alimentos, las cifras de crecimiento son impresionantes y las proyecciones nos dejan dentro de los “top ten” a nivel mundial dentro de algunos pocos años.

Sin lugar a dudas grandes beneficios, pero también grandes desafíos. Debemos ser cada vez más creativos; eficientes en producir, en vender, en posicionar nuestros productos y por su puesto en distribuirlos. Un eficiente proceso de distribución implica tener la “casa ordenada” en materias de de gestión logística, también implica ser un actor que sea capaz de ser un eslabón fuerte en la cadena de distribución.

Desde el punto de vista de la calidad de los productos las empresas deben ser capaces de producir alimentos seguros, en este contexto la integración de la cadena de distribución desde los proveedores a los clientes, incorporando las variables de producción que tienen relación con la inocuidad de los alimentos son hoy un requerimiento del mercado.

La trazabilidad es una exigencia que mezcla requerimientos relacionados a la logística de la cadena de distribución con la calidad e inocuidad de los alimentos producidos. Por un lado se hace necesario contar con sistemas capaces de determinar el origen y destino de los productos en toda la cadena de distribución. Por otro lado, en cada etapa de la cadena de producción es necesario tener relacionados a dichos productos sus variables de calidad, procesos, materias primas e insumos relacionados.

Ser un eslabón fuerte en la cadena de distribución implica contar con adecuado programa de calidad e inocuidad que garantice la Seguridad Alimentaria, eficiente ante la retirada de productos por una eventual posibilidad de riesgo para la salud de los consumidores, capaz de permitir el cumplimiento de las exigencias regulatorias y privadas y de responder en forma rápida y con datos fidedignos ante los reclamos de clientes por fallas en la calidad de los productos.

Ser un eslabón fuerte implica tener un correcto sistema de gestión logística, un adecuado sistema de identificación de productos basado en estándares que permitan la interconexión del flujo físico y de información entre socios comerciales. En resumen, tener la capacidad para integrar toda la información relevante a los eventos que ocurran a un producto desde el origen hasta el cliente final.

Para lograr llegar y luego permenecer dentro de los “top Ten” mundiales, deberemos ser capaces de diferenciar y proteger el valor de nuestras marcas e incrementar la confianza de los clientes. La integración de la cadena logística, el uso de estándares internacionales, sistemas de trazabilidad certificados según normas ISO (22005), el cumplimiento de estándares de calidad son y seguirán cada vez más siendo temas habituales.

Aumentos en las Exigencias de los Mercados

Uno de los sectores más dinámicos de nuestra economía es el sector exportador de alimentos, las cifras de crecimiento son impresionantes y las proyecciones hablan de que estaremos dentro de los “top ten” a nivel mundial dentro de algunos pocos años.

En este contexto la inocuidad alimentaria es uno de los capítulos importantes, para el sector exportador no es ninguna novedad que cada mercado tiene sus propias exigencias y que éstas están sujetas a permanentes cambios, los que normalmente aumentan más que disminuir.

Para algunos el hecho de que Chile tenga una cultura en estas materias basada en reglamentos sanitarios locales exigentes ha colaborado en la inserción del país en mercados altamente complejos. Para otros, han sido las propias exigencias de los mercados externos las que han llevado a Chile a ser líder en producción y exportación de alimentos.

Lo que si está claro es que las exigencias en inocuidad alimentaria no son solo un tema para los mercados externos. Prueba de ello es que con fecha 12 de julio de 2006, se ha publicado en el Diario Oficial, una modificación al Reglamento Sanitario de los Alimentos, estableciéndose que: “los establecimientos de producción, elaboración, preservación y envase de alimentos, deberán cumplir con la implementación de Sistemas de Aseguramiento de Calidad basados en los Programas de Buenas Prácticas de Manufactura (GMP) y Sistema de Identificación y Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (HACCP).

Con esta exigencia el mercado de consumo interno quedará operando en igualdad de condiciones que los más exigentes mercados internacionales. Para la industria del Retail Nacional, sector en donde los alimentos siguen siendo uno de sus productos más importantes, esto tendrá efectos desde el consumidor hasta la producción primaria de materias primas, es decir, tendrá un efecto en toda la cadena de distribución y comercialización.

Los Sistemas de Aseguramiento de Calidad, entre otras cosas requieren permitir determinar el origen y destino de los productos en toda la cadena de distribución. Por otro lado, en cada etapa de la cadena de producción es necesario tener relacionados a dichos productos sus variables de calidad, procesos, materias primas e insumos relacionados. Es decir, requiere que las empresas involucradas tengan implementados sistemas de Trazabilidad.

La experiencia ganada por el sector exportador, sumada al importante paso que tendrán que dar quienes están orientados al mercado interno, permitirá dejar a toda la Industria Alimentaria local en condiciones de transformase en proveedores de clase mundial, entregando garantías de calidad hacia sus clientes y ofreciendo al mercado alimentos seguros.

miércoles, octubre 11, 2006

ISO 22005: Requisitos para Trazabilidad en la Cadena Alimentaria

Un Sistema de Trazabilidad es una herramienta útil en cualquier empresa productiva o proveedora de servicios para conseguir el logro de sus objetivos de gestión.

Un Sistema de Trazabilidad confiable se basa en procedimientos que aseguren que toda la información requerida es registrada y que la información registrada es un reflejo fiel de lo que ocurrió en el proceso productivo.

Un Sistema de Trazabilidad posibilita el monitoreo de las afirmaciones de los productores sobre sus productos (por ejemplo, seguridad, calidad y certificación de producto, denominación de origen, contenido de substancias transgénicas, cumplimiento de las regulaciones vigentes, etc.), pero en sí mismo es insuficiente para lograr la seguridad y calidad alimentaria.

La elección de un Sistema de Trazabilidad está influenciada por regulaciones, normativas, los productos y sus características y las expectativas de los clientes. Su complejidad puede variar dependiendo de las características del producto y de los objetivos a ser logrados.

Para el 15 de diciembre de 2006 se proyecta la publicación de la norma ISO 22005, la que finalmente vendrá a estandarizar lo que se entiende por un Sistema de Trazabilidad. Esta norma establecerá los principios generales y los requerimientos básicos para el diseño e implementación de un Sistema de Trazabilidad en la cadena de suministros de una organización. Será una norma certificable internacionalmente que se encuentra dentro de la familia de la norma ISO 22000.

Esta norma involucra a todas aquellas organizaciones directamente relacionadas en uno o más pasos de la cadena alimenticia de suministro alimentario como productores de piensos, agricultores, ganaderos, productores de materias primas y aditivos para uso alimentario, fabricantes de productos alimentarios, cadenas de distribución, caterings, organizaciones que proporcionan servicios de limpieza, transporte, almacenamiento y distribución de productos alimentarios y otras organizaciones indirectamente involucrado con la cadena alimenticia como proveedores de equipamientos, agentes de limpieza, material de envase y embalaje y productores de cualquier otro material que entre en contacto con los alimentos.

Entre sus objetivos se encuentran los siguientes:

  • Asegurar la seguridad Alimentaria y Objetivos de Calidad
  • Documentar la historia y origen de los productos
  • Facilitar la alerta y el retiro de los productos
  • Identificar los responsables en la cadena de alimentos
  • Facilitar la verificación de información específica acerca de un producto
  • Comunicar la información relevante a los clientes y consumidores.

El diseño general que establece la norma para construir y operar un Sistema de Trazabilidad comprende diversos puntos:

  • Definición de Objetivos
  • Definición de productos e insumos
  • Identificación de Proveedores y Clientes
  • Establecimiento del Flujo de Productos
  • Establecimiento de Requerimientos de Información
  • Establecimiento de Procedimientos
  • Generación de Mecanismos Coordinación
  • Definición de Responsabilidades
  • Plan de Formación
  • Monitoreo
  • Auditorías Internas
  • Revisiones
  • Alcances

Así, la organización deberá establecer y aplicar un sistema de trazabilidad que permita la identificación de lotes de productos y su relación con lotes de materias primas, proceso y registros de despacho. Este sistema de trazabilidad deberá ser capaz de identificar el material que ingresa desde el proveedor y la ruta inicial de distribución del producto final.

Los registros de trazabilidad deberán mantenerse por un período definido de tiempo para valorar el sistema y permitir el manejo de los potenciales productos inseguros en caso de un retiro de productos (recall o withdrawal). Los registros deberán estar alineados con los requerimientos de los clientes y pueden, por ejemplo, estar basados en la identificación de los lotes de producto final.

Para permitir y facilitar el retiro completo y oportuno de lotes de producto final que han sido identificados como inseguros se deberá mantener el personal adecuado y la mantención de documentación adecuada. Se deberá verificar y registrar la efectividad del programa de retiro a través del uso de técnicas apropiadas.

En estos momentos la norma se encuentra en la fase de revisión final y se puede obtener el borrador en el sitio web de ISO (www.iso.org).

Familia ISO 22000

  • ISO/TS 22004: Sistemas de gerencia de la seguridad del alimento - Directrices en el uso de ISO 22000:2005 , proporciona la dirección importante que puede asistir a organizaciones incluyendo las empresas pequeñas y medianas alrededor del mundo.
  • ISO/TS 22003: Sistemas de gerencia de la seguridad del alimento -, darán la dirección armonizada para la acreditación (aprobación) de las entidades de la certificación de la ISO 22000 y definirán las reglas para revisar un sistema de gerencia de la seguridad del alimento como conformándose con el estándar.
  • ISO 22005: Trazabilidad en la alimentación y la cadena de alimento}

martes, octubre 10, 2006

¿Caos o Regulación?

Para nadie es un misterio que hoy en día los mercados más desarrollados aplican una alta exigencia en seguridad alimentaria y sanitaria. En esta línea, en enero de 2005 entró en vigencia en Europa el Decreto Nº178/2002, que establece “que todos los alimentos que entren a Europa tienen que contar con Trazabilidad”. En Estados Unidos, por su parte, se implementó el Acta de Bioterrorismo que también establece la obligación de informar sobre las etapas de la cadena alimenticia.

Como podemos observar la tendencia mundial apunta a generar normas o estándares que unifiquen los Decretos de Trazabilidad para evitar un caos generalizado. Los siguientes son parte de los múltiples intentos chilenos para lograr instaurar normas de Trazabilidad.

Nuevo Manual de Trazabilidad para el Sector Frutícola
Para el Gerente General de la Fundación para el Desarrollo Frutícola (FDF), Edmundo Araya, la Trazabilidad tiene una importancia vital para el sector: “El sector frutícola de exportación debe dar cumplimiento a todas las normas de los mercados de destino y en ese sentido las exigencias sobre trazabilidad son un elemento más”. Con el objetivo de ayudar a los productores y exportadores a entender mejor el tema y evitar que éste se mitigue, la Asociación de Exportadores de Chile A.G le encargó a FDF que desarrolle un manual de trazabilidad con la participación de la industria a fin de contar con un estándar mínimo escrito y conocido por todos. En este proyecto participan además el INN Y GS1CHILE.

Registro de Productos Cárnicos
Por otra parte, el Servicio Agrícola Ganadero (SAG) está implementando el Programa Oficial de Trazabilidad Sanitaria, con el que busca “garantizar la protección del patrimonio zoosanitario; responder a los nuevos requerimientos de Chile en salud animal; mejorar las garantías sobre seguridad sanitaria de los productos pecuarios; así como prevenir y controlar de forma más eficiente las enfermedades del ganado bovino”.

Este programa se iniciará con las especies bovinas, para después incorporar a otros rubros (apícola, porcino, avícola y ovino, etc.).

El Programa pretende generar un registro de los establecimientos pecuarios bovinos, registro de dispositivo de identificación individual oficial, registro de movimientos de animales, listado de medios de transporte y un sistema oficial de información pecuaria.

La entrada en vigencia de este programa comenzó el pasado 1 de noviembre de 2004 y desde el 1 de enero de 2005 su aplicación es a escala nacional. Hoy es obligatorio para quienes están orientados a la exportación y se estima que a partir del 2009 todos tendrán que estar acogidos a dicho reglamento.

Manual para la Pesca
El Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca) desde 2003 exige requisitos básicos de Trazabilidad para todos los establecimientos pesqueros que procesen bajo un Programa de Aseguramiento de Calidad (PAC). Como una forma de entregar un manual que reúne todas las exigencias en un solo documento, en junio 2005 publicó la Norma Técnica Trazabilidad Productos Pesqueros y Acuícola, que son de consumo humano directo. Harina de Pescado: queda excluida por ahora, se planea una norma especial a futuro. El Manual Basado en Normativas Europeas de Alimentos se aplicará a todas las etapas de la producción, transformación y la distribución de productos pesqueros y acuícola, destinados a los mercados que exigen Programas de Aseguramiento de Calidad (PAC).

La Norma Chilena de Trazabilidad
El Instituto Nacional de Normalización (INN), mediante la conformación de grupos técnicos, se encuentra trabajando en un Anteproyecto sobre la Norma Chilena de Trazabilidad de Alimentos y la Cadena Alimentaria. A la fecha ya se ha llamado a consulta pública la Norma sobre principios y requisitos para el desarrollo del diseño y aplicación de un sistema de Trazabilidad en alimentos o en la cadena alimentaria. En proceso se encuentra un documento específico, que incluye, aves comerciales y peces de cultivos, que considera la cadena completa. También se encuentra en proceso la Norma de Trazabilidad para carnes rojas.

Los Avances de la Industria Avícola
La Asociación de Productores Avícolas de Chile A.G tiene diseñado un manual sobre Trazabilidad desde 2003. El documento establece los estándares mínimos que deben respetar las empresas pertenecientes a la industria nacional de las carnes de ave (pollo y pavos), para dar garantías de un sistema de trazabilidad confiable y homólogo.

Trazabilidad

La trazabilidad permite rastrear y seguir un producto alimenticio o una sustancia destinada a un producto alimenticio, a través de todas las etapas de producción, procesamiento y distribución.Al efectuar trazabilidad, su empresa podrá vender su imagen utilizando al máximo el valor añadido de la calidad e inocuidad. De esta forma, usted podrá diferenciarse ante la competencia y posicionarse como una marca confiable y de prestigio en sus mercados de destino.